Libros de José Fernando Rey Ballesteros

14 septiembre, 2019 – Espiritualidad digital

Solamente…

Todos los años, cuando llega la fiesta de la Exaltación de la Santa Cruz, me entretengo mirando una estampa que pintó san Rafael Arnáiz. En ella, el Crucifijo lo llena todo. Es un Cristo muerto; sereno, entregado, como el de Velázquez, aunque su rostro está descubierto y radiante. De fondo, una noche serena, la que cubrió la tierra desde la hora sexta, y unos montes que se divisan desde la altura, porque el Calvario es el monte más elevado de la tierra. Recuerdo haber visto así los montes cuando ascendí al Sinaí.

Debajo de la Cruz, y con un tamaño diminuto, un monje trapense se encuentra arrodillado, baja la cabeza y oculta por la capucha. Está inmerso en una profunda adoración. Y, como pie de la imagen, una frase: «Solamente Dios. Solamente la Cruz de Cristo…».

No hace falta nada más para rezar en este día. El «fuera de campo»: lejos de allí, los hombres se afanan y se inquietan por mil cosas que a nada los llevan. Ríen, lloran, compran, venden… y mueren. El enamorado, sin embargo, derrama su vida a los pies de la Cruz, y ya no desea nada más. Solamente Dios, solamente la Cruz de Cristo.

(1409)