Libros de José Fernando Rey Ballesteros

8 septiembre, 2019 – Espiritualidad digital

El éxtasis y los camiones

«Posponer» significa «poner detrás». Y así debemos entender las palabras del Señor:

Si alguno viene a mí y no pospone a su padre y a su madre, a su mujer y a sus hijos, a sus hermanos y a sus hermanas, e incluso a sí mismo, no puede ser discípulo mío.

Nadie debe interponerse entre Jesús y el discípulo. Cuando se quiere seguir al Señor, las criaturas deben quedar atrás. ¿Nunca has intentado seguir al coche de un amigo, y un camión enorme se ha interpuesto entre los dos? Es molesto, ¿verdad? Por eso lo adelantas, lo pospones; porque no te deja ver a aquél a quien quieres seguir.

Todo esto es verdad. Pero ¿cómo se pospone uno a sí mismo? Si a mí mismo me dejo atrás, ¿quién queda para hacer el seguimiento?

Se llama «éxtasis», y significa «salir de uno mismo». ¿No ves que, muchas veces, tú eres el principal obstáculo entre Cristo y tú? Un dolor, un disgusto, un plan roto, una tristeza… y ya no ves al Señor. Pero quien se enamora queda «extasiado»: se le sale el corazón del pecho en pos del ser amado, y ya ni de sí mismo se acuerda.

Pues eso.

(TOC23)