Libros de José Fernando Rey Ballesteros

5 septiembre, 2019 – Espiritualidad digital

«Ay, padre»… pero no hay nada

Imposible leer estas líneas del evangelio sin sentir una santa envidia:

Y, puestos a la obra, hicieron una redada tan grande de peces que las redes comenzaban a reventarse. Vinieron y llenaron las dos barcas, hasta el punto de que casi se hundían.

¡Cómo nos gustaría ver, de nuevo, esas redes rebosantes, esos bautismos de miles de personas tras una predicación de los apóstoles, esas multitudes cayendo a los pies de Cristo al contemplar el ejemplo de los mártires! Pero esas redes, repletas de peces, son el regalo del Señor para los cristianos que arden en celo de almas, y que están dispuestos a afrontar cualquier sacrificio por extender el reino de Dios.

«Ay, padre, cómo iba a ir a misa, si en el lugar donde veraneo la iglesia más cercana está a decenas de kilómetros»… «Ay, padre, eso que nos pide usted es muy difícil»… «Ay, padre, es que, tengo tanto que hacer, que no me da tiempo a rezar»… «Ay, padre, cómo pretende que le hable de Dios a mi vecino, si no lo conozco de nada»…

Este cristianismo burgués, en el cada uno reza como quiere y hace lo que le da la gana, es completamente estéril.

(TOI22J)