Libros de José Fernando Rey Ballesteros

17 agosto, 2019 – Espiritualidad digital

Los niños no molestan

Ante la avalancha que se precipitaba sobre Jesús, los apóstoles se enfadaron.

Le presentaron a Jesús unos niños para que les impusiera las manos y orase, pero los discípulos los regañaban.

La Virgen nunca hubiera hecho eso. Las madres entienden más sobre niños que los pescadores. Ella nunca nos impedirá acercarnos a Jesús, si somos niños. Al revés; como aquellas mujeres hebreas, ella nos presentará ante el Señor.

Los niños nunca molestan. En misa, los teléfonos móviles molestan; los niños no. Me sorprende que algunos «adultos», a quienes parece no importarles entrar en la iglesia con el teléfono encendido, miren con desprecio a los niños que lloran o a sus madres.

Claro que las mamás debéis procurar tener a los niños controlados, y, si es preciso, sacarlos un ratito para que se calmen, cuando han cogido una rabieta. No es lo más adecuado que mamá esté de rodillas, con los ojos cubiertos por sus manos, mientras el pequeño sube al presbiterio y tira del mantel. Pero, en todo caso, no dejéis de traer a vuestros hijos a la iglesia, lloren o no. Y, si a alguien le molesta… que se aguante, y que compruebe que su teléfono está en silencio.

(TOI19S)