Libros de José Fernando Rey Ballesteros

22 julio, 2019 – Espiritualidad digital

Donde no sé

María MagdalenaCuando María Magdalena le dice al ángel: Se han llevado a mi Señor, y no sé dónde lo ha puesto, ella misma desconoce el alcance real de sus palabras. Para llegar a entender la verdadera profundidad de su queja, tendríamos que dar la vuelta a su discurso: «Lo han puesto donde no sé». Jesús resucitado estaba entonces, y está hoy, allí: «donde no sé». Y, aunque aparece fugazmente, y la saluda, glorioso, en el huerto (donde ella sí sabía), cuando María lo quiere atrapar entre sus brazos, Jesús le responde: No me retengas, que todavía no he subido al Padre… Subo a mi Padre… Y ese «subo» le oculta a sus ojos, y también a los nuestros. ¿Dónde sube? ¿Dónde está el Padre? «Donde no sé».

¿Por dónde se llega? San Juan de la Cruz responde: «Para venir a lo que no sabes, has de ir por donde no sabes». Si quieres, María, abrazar al Señor y no dejarlo escapar, debes adentrarte en la noche de la fe, donde no tocas, ni ves, ni sabes. Sólo crees. Y, al creer, conoces. Y, al conocer, amas. Y, al amar, posees.

(Siento el galimatías. No lo sé expresar mejor. Pero es verdad).

(2207)