Libros de José Fernando Rey Ballesteros

15 julio, 2019 – Espiritualidad digital

Tu carnet de cristiano

Cuando conduces, llevas el carnet de conducir. Cuando vas a la Universidad, el carnet de estudiante. Cuando vas al fútbol, el carnet de socio. Y, cuando usas el transporte público, la tarjeta de usuario.

Sin embargo, cuando te bautizaron, nadie te dio ningún carnet. No existe el carnet de cristiano.

Porque ejerces de conductor cuando conduces; de estudiante, cuando asistes a las clases; de socio del club, cuando vas al estadio; y de usuario del transporte público, cuando viajas. Sin embargo, de cristiano ejerces siempre. Por eso, en lugar de un carnet, llevas un sello indeleble en el alma que fue impreso el día de tu bautismo. Ese sello lo llevarás hasta en el Cielo.

Aquí, en la Tierra, tu carnet de cristiano es tu vida. Eres embajador de Cristo. El que os recibe a vosotros me recibe a mí. Y muchos sabrán de Cristo lo que sepan de ti.

Jamás ocultes tu amor a Dios. Quienes te rodean deben saber que eres cristiano, porque un embajador no se avergüenza de su embajada. Recuerda que tienes una gran responsabilidad. Deja bien a Cristo; compórtate de tal manera que los hombres conozcan cómo los ama Jesús al saberse amados por ti.

(TOI15L)