Libros de José Fernando Rey Ballesteros

3 julio, 2019 – Espiritualidad digital

Sensual y, por tanto, ignorante

Una ola de sensualidad y sentimentalismo cubre de ignorancia a Occidente. La sensualidad convierte a los hombres en esclavos del placer; y el sentimentalismo los reduce a siervos de las emociones que otros les provocan. El hombre de hoy siente mucho, y apenas sabe nada. Porque lo que conocemos por los sentidos es mínimo e irrelevante: sabes que algo es suave o áspero, grande o pequeño, agradable o desagradable, te hace reír o llorar… Pero ni siquiera sabes si es verdad, si durará o pasará, ni tampoco conoces su esencia. Apenas sabes, sólo sientes.

Si no veo en sus manos la señal de los clavos, si no meto el dedo en el agujero de los clavos y no meto la mano en su costado, no lo creo.

Tomás no quiere creer: quiere tocar, sentir… como tantos. Incluso, cuando rezan, buscan más la sensación que la contemplación. Por eso no obedecen.

Bienaventurados los que crean sin haber visto. El creyente sabe mucho, y siente poco, porque la fe es oscuridad luminosa. Por la fe, sabemos y conocemos lo eterno. Y, sin apenas sentir nada, experimentamos, en lo profundo del alma, el gozo inefable de la bienaventuranza.

No seas incrédulo, sino creyente.

(0307)