Libros de José Fernando Rey Ballesteros

25 junio, 2019 – Espiritualidad digital

Esa dulce angostura

Éstos son mi madre y mis hermanosSi la puerta del Cielo es estrecha, en esa estrechez se encuentra toda la dulzura de Dios derramada en la Cruz. Si es ancha la puerta de la perdición, su anchura es tan vasta y seca como los desiertos.

Ancha es la puerta y espacioso el camino que lleva a la perdición, y muchos entran por ellos. ¡Qué estrecha es la puerta y qué angosto el camino que lleva a la vida! Y pocos dan con ellos.

Jesús crucificado es la puerta de la Vida. La meditación de su sagrada Pasión nos acaba llevando al Cielo a través de la obediencia. Es angosto el camino, porque renuncias, para recorrerlo, a tu propia voluntad. Tienes que despojarte, como dijo san Ignacio, de libertad, memoria, entendimiento, como fue despojado Jesús de sus vestidos. Pero, en esa desnudez, te abraza el Crucificado, imprime en ti sus llagas, y podrías morir de un ataque de alegría.

No entiendo por qué mucha gente reza, y después hace lo que le viene en gana. Creen que, rezando sus oraciones mientras recorren el camino ancho, se salvarán. Pero, ni les hace feliz la oración en este mundo, ni podrán llegar al Cielo si no cambian de camino.

(TOI12M)