Libros de José Fernando Rey Ballesteros

17 junio, 2019 – Espiritualidad digital

Sólo para personas felices

Sermón de la montañaEl Sermón de la Montaña, como su nombre indica, fue pronunciado en lo alto de un monte, y sólo quienes se encontraban allí, con Jesús, lo escucharon. No se trata, por tanto, de una «guía para escaladores», sino del aire limpio que se respira en esa cima.

Si uno te abofetea en la mejilla derecha, preséntale la otra; al que quiera ponerte pleito para quitarte la túnica, dale también el manto; a quien te requiera para caminar una milla, acompáñale dos.

Es preciso ser muy feliz para cumplir estas palabras. Quien no ha encontrado la felicidad en Dios a través de la oración, creerá que lo importante es tener salud, no pasar frío, y no cansarse demasiado. Y defenderá sus mejillas, su túnica y sus fuerzas a toda costa.

Sin embargo, quien se encuentra unido a Dios sabe que lo único que importa es no soltarse de ese abrazo. Y estará dispuesto a perder sus mejillas, su manto, su túnica, y sus fuerzas con tal de no separarse del Amor divino.

No creas que serás feliz cuando cumplas el Sermón de la Montaña. Pero cuando, por la gracia y la vida de oración, encuentres tu felicidad en Dios, lo cumplirás.

(TOI11L)