Libros de José Fernando Rey Ballesteros

16 mayo, 2019 – Espiritualidad digital

Ese pequeño Judas

A Jesús le duele que alguien tan cercano como Judas, a quien amaba como amigo, lo traicionase:

Yo sé bien a quiénes he elegido, pero tiene que cumplirse la Escritura: «El que compartía mi pan me ha traicionado».

Repasa tu vida, y verás cómo la historia se repite. ¡Cuántas veces, quienes más cerca están han sido quienes más nos han hecho sufrir! Pero, en lugar de juzgarlos, fíjate ahora en el pequeño Judas que más a mano tenemos:

Me refiero a la carne, a ese hombre viejo que nos acompaña día y noche, y que, en palabras de san Pablo, es hostil a Dios, pues no se somete a la ley de Dios, ni puede someterse (Rom 8, 7). Ese hombre carnal come con nosotros, comparte nuestro pan, vive a nuestro lado… y, constantemente, reniega de la Cruz. Nos grita que, si entregamos la vida, moriremos; nos susurra que la Cruz es el final de todo, el gran desperdicio. Y, en cuanto bajamos la guardia, nos traiciona.

Deja que tu pequeño Judas te haga sufrir, pero nunca le obedezcas, porque te sumirá en un pozo de desdicha. Sigue a Jesús hasta la Cruz, y hasta tu pobre carne quedará redimida.

(TP04J)