Libros de José Fernando Rey Ballesteros

18 abril, 2019 – Espiritualidad digital

Dios se está agachando

Dios se está agachando. Temblará la tierra. Deberían temblar, primero, los corazones de los hombres. Pero el pecado ha dejado corazones de piedra en el pecho de los hijos de Adán.

Como un padre que se dispone a recoger a su hijo caído, Dios se está agachando. ¿Por qué no temblamos? Se quita el manto y, tomando una toalla, se la ciñe; luego echa agua en la jofaina y se pone a lavarles los pies a los discípulos, secándoselos con la toalla que se había ceñido.

Señor, ¿lavarme los pies tú a mí?¿Por qué no tiemblas, Simón? ¿Por qué preguntas? No me lavarás los pies jamás. ¿Por qué no lloras, Simón? ¿Por qué te niegas? Si no te lavo, no tienes parte conmigo. «¿Cómo te recogeré de tu pecado, si no me permites agacharme ante ti?». Señor, no sólo los pies, sino también las manos y la cabeza.

Y más se agachará Dios, hasta abajarse como un pedazo de pan y encarcelarse voluntariamente en los sagrarios. ¿Por qué no temblamos de amor ante la Eucaristía? Se dejará comer. ¿Por qué no lloramos cuando comulgamos?

Dios se está agachando. Temblará la tierra. Temblemos de amor y de silencio nosotros hoy.

(JSTO)