Libros de José Fernando Rey Ballesteros

15 marzo, 2019 – Espiritualidad digital

Los que se quejan de ti

Cuando Satanás invitó a Jesús a lanzarse desde el alero del templo para ser recogido por los ángeles, le tentaba con el «camino fácil»: evitar el oprobio de la Cruz para dejar que sea Dios, con su poder, quien lo haga todo.

Ten cuidado con una Cuaresma demasiado «interior». No vayas a creer que tu purificación consiste sólo en orar y mortificarte. Aún cuando tus penitencias sean arduas, si todo queda en ayunar y orar, estás tomando el camino fácil.

La Cuaresma pasa también, necesariamente, por el prójimo.

Por tanto, si cuando vas a presentar tu ofrenda sobre el altar, te acuerdas allí mismo de que tu hermano tiene quejas contra ti, deja allí tu ofrenda ante el altar y vete primero a reconciliarte con tu hermano.

¿De qué te sirve reconciliarte con Dios, si no te reconcilias también con tus hermanos?

Si pudieras reunir a tus familiares, amigos y conocidos, y preguntarles: «¿Alguno tiene quejas contra mí?», ¿quién alzaría la mano? Sé sincero contigo mismo. Y, en lugar de pensar que no hay razón para las quejas de esas personas, pregúntate qué más puedes hacer por ellas. Porque a través de ellas pasa tu camino de vuelta hacia Dios.

(TC01V)