Libros de José Fernando Rey Ballesteros

24 febrero, 2019 – Espiritualidad digital

Genética y ejemplo

Los hijos llevan los genes de los padres, y solemos decir que «de tal palo, tal astilla». Pero no todo son genes. También imitan los hijos lo que ven hacer a sus progenitores. Genética y ejemplo se confabulan para que sean los hijos dignos de los padres.

Amad a vuestros enemigos; y seréis hijos del Altísimo, porque él es bueno con los malvados.

A nadie le brota del corazón el deseo de amar al enemigo. Del enemigo te defiendes, o lo atacas, o lo ignoras. Pero amarlo… Eso sólo lo hace Dios. Dios envió a su Hijo para redimir a quienes le habían ofendido, y, en la Cruz, ese Hijo pidió perdón para sus verdugos.

Para poder actuar así no basta con ser hombre; es preciso ser hijo de Dios, llevar sus genes, vivir de su Espíritu. Sólo un alma en gracia está capacitada para amar de esta manera.

Aunque no bastan los genes. Es preciso, además, que esa alma en gracia medite día y noche la misericordia que el Señor ha tenido con ella. Sólo así podrá imitarla y vivirla, también, con sus semejantes.

Genética y ejemplo. Gracia y contemplación. Ellas son la clave del Sermón de la Montaña.

(TOC07)