Libros de José Fernando Rey Ballesteros

13 febrero, 2019 – Espiritualidad digital

Purifica el corazón

Sin que lo busques, te asaltan pensamientos terribles: insultos, blasfemias, obscenidades, desesperación… En ocasiones, vienen a ti en los momentos más sagrados: cuando estás en la iglesia, o en la fila para comulgar. Sabes que no pecas, porque no los buscas. Y, cuando los sufres, rezas para dirigir el pensamiento a Dios. ¡Bien hecho!

Pero no te conformes. Todo eso que viene a tu pensamiento son residuos de batallas libradas que han quedado en el fondo del corazón, como quedan los cadáveres en el campo de batalla después de la lucha. Son impurezas que se han ido acumulando, y que debes limpiar.

De dentro, del corazón del hombre, salen los pensamientos perversos. Todas esas maldades salen de dentro y hacen impuro al hombre.

No te ensuciarán mientras no consientas. Pero, si purificas bien el corazón, te librarás, en gran parte, de esos pensamientos.

Sé alma eucarística. Lleva el corazón al sagrario. Visita cada día a Jesús sacramentado, y procura que esas visitas sean las propias de un enamorado. No te conformes con mascullar oraciones; prodígate en actos de amor, emociónate. Y, poco a poco, ese corazón tuyo dejará de emanar pestilencias y, en su lugar, perfumará el pensamiento con jaculatorias.

(TOI05X)