Libros de José Fernando Rey Ballesteros

19 diciembre, 2018 – Espiritualidad digital

Dímelo a solas

Aquél a quien esperamos es el Verbo de Dios, esto es, su Palabra. No resonará como en el Desierto, cuando tronó el Altísimo con tanta fuerza que los judíos suplicaron que no siguiera hablando. Esta vez, Dios hablará en voz bajita, tan bajita como un niño recién nacido en la aldea más pequeña de Judá. Será el susurro de un Dios que quiere revelarte su secreto.

Si tú me vas a revelar un secreto en voz muy baja, yo debo callar para escuchar tus palabras. Zacarías, aunque a la fuerza, aprendió esta sencilla lección: Te quedarás mudo, sin poder hablar, hasta el día en que esto suceda. Si quieres tú recibir el secreto de Dios, su Navidad, procura, en estos días, buscar tiempos de silencio que te permitan escuchar a tu Creador.

Dímelo a solas. Los secretos importantes no se comparten en la vía pública, sino en la intimidad. Vamos tú y yo a un lugar escondido, y allí me contarás la confidencia de tu corazón. Bien lo supo Isabel, y estuvo sin salir de casa cinco meses.

El silencio y la soledad son tus grandes aliados, si quieres celebrar, en lo profundo de tu alma, la Navidad de Dios.

(1912)

“Evangelio