Libros de José Fernando Rey Ballesteros

13 diciembre, 2018 – Espiritualidad digital

El ruido y la grandeza

En este mundo, es más grande quien arma más ruido, para bien o para mal. Los «grandes dirigentes», los «grandes criminales» y los «grandes eventos» pueblan las pantallas de los televisores.

Tanto nos hemos contagiado de este falso espíritu de grandeza, que, en ocasiones, en la Iglesia tomamos por grande lo que hace ruido, reúne multitudes y moviliza tramoyistas. Grandes convocatorias, grandes montajes, grandes preparativos y –también– grandes gastos… No diré que sea ni bueno, ni malo. Simplemente, la grandeza verdadera no está ahí.

En verdad os digo que no ha nacido de mujer uno más grande que Juan el Bautista.

Ayuno, penitencia, oración, silencio, mortificación de la carne… Nada de eso hace ruido. Más aún, quienes, como el Bautista, lo practican, prefieren el escondimiento a la publicidad. Y, sin embargo, ahí está la verdadera grandeza: en la santidad.

Aunque el más pequeño en el reino de los cielos es más grande que él.

Un niño nacido en un pesebre. Sin ruido, sin riquezas, sin más congregados que un puñado de pastores… pero con todos los ángeles del cielo en fiesta. No hay grandeza mayor que la que se congrega en torno a un santo. Aunque nadie se da cuenta.

(TA02J)

“Evangelio