El Mar de Jesús de Nazaret

8 noviembre, 2018 – Espiritualidad digital

Me soportaste

Si un niño me preguntase qué significa «hacerse cargo», le mostraría una imagen del Buen Pastor llevando sobre los hombros a la oveja perdida:

Cuando la encuentra, se la carga sobre los hombros, muy contento.

Hacerse cargo de tareas y ocupaciones supone un trabajo. Pero hacerse cargo de una persona supone dar la vida, porque las personas pesan. Sin embargo, si se trata de un ser querido, te alegras de llevarlo encima, porque el amor vuelve dulce la carga.

Jesús se ha hecho cargo de mí. Me encontró perdido en mis pecados, al borde de la condena eterna, y se echó el peso de mis infidelidades sobre esos hombros que cargaban con la Cruz. Me salvó soportándome. Podría haberme dicho: «¡No te soporto!». Pero no lo dijo: me soportó, me llevó sobre sus hombros, y me salvó.

¿Seré yo capaz, ahora, de decirle a alguien: «No te soporto»? ¿Podré negarme a hacerme cargo de mis hermanos? ¿No debería, más bien, soportarlos con la misma alegría con que el Buen Pastor me ha llevado sobre sus hombros?

Soportarse es también una forma de amarse. Soporta sin miedo a tu marido, a tu mujer, a tus hijos, a tus amigos… Y sonríe.

(TOP31J)