El Mar de Jesús de Nazaret

3 noviembre, 2018 – Espiritualidad digital

Benditos últimos puestos

Todo el mundo quiere mandar en casa, y en casa no pueden mandar todos. Todo el mundo quiere aparcar en Madrid, y en Madrid no hay sitio para todos. Todo el mundo quiere salir de puente con el coche el mismo día, y en las carreteras no hay sitio para todos. Todo el mundo quiere veranear en agosto, y en los hoteles no hay sitio para todos.

De esta forma, en este mundo todos se pelean por alcanzar los primeros puestos y llegar antes que los demás. Como te descuides, te empujan hacia atrás. Eso de «usted primero» no es más que cortesía hueca. Lo que prima es el «primero yo».

No entres en esa pelea. Deja que otros se lleven lo que todo el mundo codicia. Que se lo repartan entre ellos, si es que hay para todos.

Tú busca lo que nadie quiere: los últimos puestos. Así no tendrás que pelearte.

Ve a sentarte en el último puesto, para que, cuando venga el que te convidó, te diga: «Amigo, sube más arriba».

Eso te lo dirá Dios. Y el «más arriba», te lo aseguro, es mucho más que mandar en casa o aparcar en Madrid. Vale la pena.

(TOP30S)