El Mar de Jesús de Nazaret

11 septiembre, 2018 – Espiritualidad digital

Los íntimos de Jesús

En muchas ocasiones, Jesús alzó la voz ante multitudes, y habló para miles de personas. Otras veces, sin embargo, habló en voz baja para unos pocos escogidos:

Jesús salió al monte a orar, y pasó la noche orando a Dios. Cuando se hizo de día, llamó a sus discípulos, escogió de entre ellos a doce… Ahí los tienes. Los Doce, a solas con Jesús, en lo alto del monte. Eran sus íntimos, y escucharon, de sus labios, confidencias que las multitudes no estaban preparadas para oír.

Escribo en España, pero, en tu país, quizá suceda lo mismo. ¿Vas a ir, o has ido, a misa hoy? Gran parte de la población no asiste a misa. Y, entre quienes asisten, son muy pocos quienes van a misa un martes. En mi parroquia, los domingos celebro misa en un templo con capacidad para quinientas personas. Pero, de lunes a viernes, celebro en una capilla donde apenas caben cien.

Te lo digo para que te des cuenta de que eres un privilegiado. Quienes asistimos a misa a diario somos pocos. Pero somos los predilectos de Jesús, quienes escuchamos sus secretos. Aunque, además de un privilegio, es una responsabilidad. Deberíamos ser los más fieles.

(TOP23M)