El Mar de Jesús de Nazaret

10 septiembre, 2018 – Espiritualidad digital

Mira cómo miras

Detrás de los ojos de un hombre se oculta su alma. Mira cómo mira, y lo estarás mirando a él. Y, si quieres conocerte a ti mismo, mira cómo miras. O cómo no miras.

Todo un trabalenguas. Pero el evangelio de hoy nos destripa el enredo.

Entró Jesús en la sinagoga… Los escribas y fariseos estaban al acecho para ver si curaba en sábado. Ahí los tienes: miran a Jesús con espíritu de sospecha y acusación. Toda una resonancia magnética de esas almas.

Jesús, echando en torno una mirada a todos… Mira con tristeza, con el inmenso dolor que le produce la dureza de aquellos corazones. Los quisiera limpios, y los ve sucios. Quisiera a su Padre honrado, y lo ve ofendido. Llora por dentro.

Le dijo: «Extiende tu mano». Mira Jesús con compasión al enfermo. Sus ojos manan ternura hacia él. Tras aquel hombre, ve Jesús a toda la Humanidad herida.

Pero ellos, ciegos por la cólera… Ya ni siquiera miran. No pueden. Su pecado los ciega. Y, cegados por esa cólera, matarán al Salvador.

Y tú, ¿cómo miras? ¿Cómo miras a quien te ofende, a quien te cae mal, a quien sufre? Mira cómo miras, y te conocerás.

(TOP23L)