Libros del autor

2 agosto, 2018 – Espiritualidad digital

La red y la orilla

Despiertas, y el pensamiento se pone en marcha. Como una red lanzada desde la barca del alma, se sumerge en la vida y empieza a recoger cuanto encuentra. Las preocupaciones que dejaste dobladitas junto a la ropa la noche anterior son lo primero que recoge. Avanza el día, y todo va revuelto: tienes presente a Dios, pero cómo olvidar ese comentario mordaz que te hirió, o esa preocupación por un hijo… Hasta que llega el momento de la oración.

El reino de los cielos se parece también a la red que recoge toda clase de peces: cuando está llena, la arrastran a la orilla, se sientan y reúnen los buenos en cestos y los malos los tiran.

En esa orilla del sagrario, te sientas, y separas los peces. Preocupaciones, angustias, dolores… Todo ello lo sacas del alma, y lo depositas a los pies del Señor. Pero a Él lo guardas en el cesto del corazón, y cierras el cesto; no quieres perderlo.

Tu alma volverá a llenarse de todo un poco. Pero, mientras no dejes de frecuentar la orilla, la red se irá vaciando, y el cesto se irá llenando. Todo va bien.

¡Que difícil me parece vivir sin rezar!

(TOP17J)