El Mar de Jesús de Nazaret

16 julio, 2018 – Espiritualidad digital

Quedemos mal

Vamos a quedar mal. Digamos verdades que duelen.

Queda mal, en tiempos tan sentimentales como los que vivimos, decir que el corazón humano está enfermo. Y que llama «amor» a vínculos profundamente egoístas, que realmente son de posesión o idolatría. El que quiere a su padre o a su madre más que a mí, no es digno de mí; el que quiere a su hijo o a su hija más que a mí, no es digno de mí.

Queda mal, en tiempos de una espiritualidad edulcorada, decir que no se alcanza la santidad sin la espada. Y que nadie se santifica a base de caricias y sonrisas, si no es capaz de luchar, con todas sus fuerzas, contra el egoísmo de la carne. No he venido a sembrar paz, sino espada.

Queda mal decir que hay amores que, por no ser amores sino pecados, llevan al hombre al Infierno. Y que es preciso romper esos vínculos para pasarlos por la Cruz y transfigurarlos en lazos de vida. Los enemigos de cada uno serán los de su propia casa.

Todo esto, hoy, queda mal. Pero no seré yo quien corra un tupido velo sobre el Evangelio con tal de quedar bien.

(TOP15L)