Libros del autor

13 julio, 2018 – Espiritualidad digital

La santidad, el mejor plan

«Si quieres hacer reír a Dios, cuéntale tus planes».

Hay quienes piensan que la Iglesia crecerá por obra de sesudos planes, pergeñados en interminables reuniones pobladas por personas ociosas. Buscan la fórmula perfecta del perfecto marketing apostólico, el método infalible, obtenido tras un concienzudo análisis sociológico… Pero se equivocan. No serán expertos, ni soñadores de laboratorio, quienes extiendan el reinado de Cristo. Esos planes no salvan a nadie, porque no tenemos nosotros el control.

Os envío como ovejas entre lobos… ¿Qué planes hará una oveja cuando van a devorarla los lobos? Se encuentra desasistida, su vida no está en sus manos, sino en las manos de sus verdugos… y en las de Dios. Se deja comer, ofrece su vida, a los lobos les estalla la comida en el vientre, y, por el sacrificio del santo, se salvan las almas.

Se os sugerirá lo que tenéis que decir… El santo no controla sus palabras; lo mueve Dios. El Espíritu toma el control de su lengua, y el profeta grita palabras de vida.

El Reino de los cielos no lo extienden quienes planifican y ejecutan. Lo extienden quienes se dejan comer por los hombres y se dejan instruir por Dios: los santos.

(TOP14V)