El Mar de Jesús de Nazaret

10 julio, 2018 – Espiritualidad digital

No fue la palabra, sino el cansancio

¿Fue un éxito la vida pública de Cristo? Hablando en términos humanos, ¿puede decirse que Jesús triunfó?

Jesús recorría todas las ciudades y aldeas, enseñando en sus sinagogas, proclamando el evangelio del reino y curando toda enfermedad.

Si nos referimos a su enseñanza y sus milagros como nos referiríamos a una campaña de marketing llevada a cabo por un comercial infatigable, habría que decir que la vida pública de Cristo fue un rotundo fracaso coronado por la Cruz. Aunque movió multitudes, terminó su carrera abandonado y despreciado.

Fue entonces, en la Cruz, cuando presentó al Padre la ofrenda de su vida. Desde la obediencia a María y José hasta el cansancio de aquellos tres años, vividos de pueblo en pueblo y dormidos de piedra en piedra, junto con los ultrajes del Calvario. Esa ofrenda nos salvó.

Por eso, cuando escucho que el nuevo apostolado pasa por las redes sociales, me río. Yo mismo, que escribo desde mi despacho, sé que cuanto escribo no sirve para nada si no lo riego con cansancio, con penitencia, y con la entrega de mi vida minuto a minuto, misa a misa. Que no es la palabra la que cambia el mundo, sino la Cruz.

(TOP14M)