Libros del autor

29 mayo, 2018 – Espiritualidad digital

Por un miserable uno por ciento

Dijo Pedro a Jesús: Ya ves que nosotros lo hemos dejado todo y te hemos seguido.

Jesús aceptó el consuelo, y prometió su recompensa a quien dejara todo por seguirlo: En este tiempo, cien veces más (…), y en la edad futura, vida eterna.

Los santos, que han entregado su vida sin reservas al Señor, han experimentado ese ciento por uno aquí, en la tierra, y han sido las personas más felices entre los hombres.

Y ahora te diré quiénes son los más desdichados de todos, aunque te sorprenda: son aquéllos que le han entregado al Señor el 99 por ciento de cuanto tenían. Al fin y al cabo, quien no le entrega nada a Dios, al menos, disfruta en la tierra el pobre salario de sus bienes materiales. Quien le entrega el 50 por ciento, por su cicatería no disfrutará de Dios, pero intentará aprovechar la mitad que quedó en sus manos como una forma de compensación. Sin embargo, quien le entrega a Dios el 99 por ciento de cuanto tiene es un perfecto desgraciado. Porque ese miserable uno por ciento que se ha reservado celosamente no le dejará disfrutar de Dios, pero tampoco le bastará para ser feliz.

(TOP08M)