Libros del autor

27 mayo, 2018 – Espiritualidad digital

Ahogado en Ti

SantisimaTrinidadCuando tengo tu nombre en mis labios, te saboreo a Ti.  Decir «Jesús» es mi manera de besarte. Tu nombre eres Tú en mi boca; como una forma de comulgar en el aliento.

«Bautismo» significa inmersión. Cuando fui bautizado, me bañé en Ti. Me cubriste como el agua cubre a la esponja, llenándome de Ti por dentro mientras me abarcabas.

Id y haced discípulos a todos los pueblos, bautizándolos en el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo.

Ser sumergido en tus nombres, Dios Trino y Uno, significa vivir hundido en Ti. Y, también, ahogarme en Ti y de Ti llenarme.

Digo «Papá», y digo «Jesús», como quien respira. Es Él quien lo dice en mí. Yo, tan sólo, tomo Aire, y ese Aliento de Amor y Vida forma palabras dentro de mí que yo desconozco. Son palabras dulces, inefables. Ahora escribo como un idiota, soñando con formar letras que dejen escapar el brillo que encendiste en mí… Pero son solamente borbotones. En realidad, no estoy escribiendo nada.

Papá… Jesús… ¡Es tan sencillo rezar! Porque no hay que rezar, sino dejarse rezar. Él reza al Padre y al Hijo, y yo sólo me ahogo mientras soy vivificado.

(SSTRB)