Libros del autor

12 mayo, 2018 – Espiritualidad digital

Pide a lo grande

Si pides, y recibes, te alegras. Pero, dependiendo de lo que hayas pedido, tu alegría será mayor o menor. Si pides la vez en la carnicería, y te dan la vez… Pues nada, a esperar que te toque. Y si pides un caramelo, y te lo dan, sonríes.

Pero las palabras del Señor indican algo infinitamente más grande: Pedid y recibiréis, para que vuestra alegría sea completa. Una alegría completa no viene con cualquier dádiva. Jesús habla de pedir y recibir algo inmensamente valioso.

Viene la hora en que ya no hablaré en comparaciones, sino que os hablaré del Padre claramente. Se refiere al Espíritu Santo. Él es el que nos habla del Padre. Él es el que trae al alma la mayor alegría. Él es la noticia de Cristo impresa en lo más profundo de nuestros corazones.

Antes de ayer comenzamos el decenario al Espíritu Santo. Supongo que lo estás rezando. Pero, si no es así, te animo a que te unas, aunque sea en un octavario. Porque, en la medida en que pidamos el Espíritu durante estos días, en esa justa medida, lo recibiremos y nos llenaremos de alegría.

Por eso, puestos a pedir… ¡Pide a lo grande!

(TP06S)