El Mar de Jesús de Nazaret

6 mayo, 2018 – Espiritualidad digital

A un panal de rica miel…

Cuando el hombre queda a merced de fuerzas que no domina, se convierte en un pedazo de carne fácilmente manipulable por quien controle esas fuerzas.

En Occidente, una ola letal de sentimentalismo generada por los medios de comunicación y aventada por las redes sociales ha castrado conciencias e intelectos, y tiene a su merced a buena parte de los ciudadanos. Se grita en las calles, se vomitan eslóganes, se eructan videos y pronunciamientos sin base argumental… Ya no importa que algo sea verdad; importa que suene bien. ¡Ay de quien alce la voz contra lo política –y sentimentalmente– correcto!

Tan presas están nuestras conciencias en el panal de rica miel afectivo, que, para muchos, el amor es un sentimiento. «Siento amor / no siento amor»… Pero los sentimientos no se pueden controlar.

Esto os mando: que os améis. Si el amor es un sentimiento, nadie puede mandarme amar, porque sentir amor no depende de mí.

Pero amar significa dar la vida. Y puedo decidir entregar mi vida, incluso a alguien por quien siento odio. Claro que, para ello, tengo que ser libre. Si vivo atrapado en un panal de rica miel sentimental, la libertad me es tan lejana como Saturno.

(TPB06)