Libros del autor

30 abril, 2018 – Espiritualidad digital

De dos vidas, hace una

sarmientoComo el sarmiento vive unido a la vid; como los miembros de un cuerpo están unidos a la cabeza, así el santo y Cristo son inseparables. Los dos son uno, de forma que el santo, conservando su identidad, su libertad y sus peculiaridades personales, es otro Cristo.

¿Cuáles son los nervios y tendones que traban esa unidad, de forma que el cristiano vive en Cristo, y Cristo en el cristiano? La comunión eucarística, desde luego, une el cuerpo del discípulo con el del Señor. Y la gracia sacramental une su alma a Jesucristo, quien habita en ella como en un templo. Hay otro vínculo, que une la vida del cristiano a la del Hijo de Dios:

El que me ama guardará mi palabra, y mi Padre lo amará, y vendremos a él y haremos morada en él. La palabra de Cristo, custodiada y meditada en el corazón del hombre como el más preciado de los tesoros, une la vida del bautizado a la del Señor, y transforma desde dentro al santo, para hacer, de él, otro Cristo.

No te conformes con leer los evangelios. Si puedes, memorízalos y saboréalos día y noche. Es el camino más dulce hacia la santidad.

(TP05L)