Libros del autor

8 abril, 2018 – Espiritualidad digital

Del miedo, a la paz

La escena comienza en pánico: Al anochecer de aquel día, el primero de la semana, estaban los discípulos en una casa, con las puertas cerradas por miedo a los judíos. Se encerraron, pero sus miedos entraron con ellos en la casa. A quien temían, en realidad, era a la muerte y sus «incómodos» plazos, que llamamos sufrimientos. Eran como nosotros. Nos atrincheramos tras seguridades falsas, para que nada nos quite la vida.

Y en esto entró Jesús, se puso en medio y les dijo: «Paz a vosotros». Y, diciendo esto, les enseñó las manos y el costado. Entró Jesús en la guarida de los miedos, y saludó con un mensaje de paz. No era el saludo de quien acaba de recorrer las calles, y, tras comprobar que están vacías, anuncia que el peligro ha pasado. Sus manos, pies y costado estaban abiertos. Pero Él vivía para no morir más. Había cruzado la muerte, y pasado al otro lado. Su saludo de paz era completamente nuevo: «No temáis. Hay peligro, y hay muerte. Pero, tras la muerte, estoy Yo. Yo vivo, y vosotros viviréis».

Y el miedo se convirtió en paz; la muerte se volvió puerta, y el martirio, victoria.

¡Aleluya!

(TPB02)