Libros del autor

22 febrero, 2018 – Espiritualidad digital

Faro inalterable, y bailongos de temporada

faro¡Cómo les gustaría, a tantos y tantas, una iglesia que se meciera con las olas, que bailase al compás de los tiempos y acariciase los oídos de los amantes de lo «políticamente correcto»! No diré que no existan «bailongos» en la viña del Señor, que de todo hay; quienes gusten de mecerse con las olas, por ellas serán arrastrados. Pero la Iglesia, la barca de Pedro, es también faro contra el que las olas se estrellan.

Tú eres Pedro, y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia, y el poder del infierno no la derrotará.

Desde Pedro, todos los papas han tratado de acomodar su voz al lenguaje de cada época. En ocasiones, ese cambio, por cautela, ha llegado con retraso. Pero el cambio en el tono de voz no ha supuesto, ni supone, cambio en la doctrina. Las verdades eternas son inalterables.

No habla Francisco como Benedicto XVI, ni Benedicto XVI habló como Pío IX. Cada uno ha puesto el énfasis en lo que juzgó que necesitaba su generación. Pero todos han servido a la misma verdad. Nosotros escuchamos, aprendemos, y oramos día y noche por el Papa. Quien no es uno con Pedro, no puede ser uno con Cristo.

(2202)