El Mar de Jesús de Nazaret

15 febrero, 2018 – Espiritualidad digital

No te dejes engañar

En este camino cuaresmal que ayer iniciamos, conviene andar sobre aviso, porque nada es lo que parece. Lo que parece vida es muerte, y lo que parece muerte es vida. Tan sólo la fe nos puede mostrar la verdad de cada una.

El que quiera salvar su vida la perderá. Crees que, haciendo tu voluntad y sacando tus planes adelante, vivirás. Pero esa forma de tomar tu propia vida bajo tu control termina en la muerte. Podrás salirte con la tuya durante años, pero no puedes darte vida eterna a ti mismo, ni tan siquiera hacerte a ti mismo feliz. Créeme: lo peor que puede sucederte es que tu vida esté en tus propias manos. No tienes cómo salvarla de la muerte.

El que pierda su vida por mi causa la salvará. Crees que, negando tu voluntad y obedeciendo, perecerás. Sientes que, si cargas con esa cruz tuya de cada día en lugar de desembarazarte de ella, te matará. Pero en esa cruz, que es la de Cristo, está la vida. Cuando la abrazas generosamente, pones tu existencia en manos de Dios, y él te dará vida eterna.

Ya ves; nada es lo que parece. No te dejes engañar.

(TC0J)