Libros del autor

26 enero, 2018 – Espiritualidad digital

Se buscan apóstoles

Escucha la Palabra de Dios, y deja que ilumine el paisaje que se abre ante tus ojos:

La mies es mucha, y los obreros pocos.

Dos mil años después, la mies sigue siendo mucha; más que entonces. Son multitud las personas que serían santos, si alguien les hablase de Cristo…

… Pero apenas hay apóstoles. Nuestros cristianos están muy entretenidos. Algunos, porque tienen muchas cosas que hacer, y no les queda tiempo para salir de casa y cultivar relaciones de verdadera amistad con vecinos, conocidos, y compañeros de trabajo que no conocen a Dios. Otros, porque piensan que no son nadie para meterse en la vida de los demás, y que allá cada cual con sus creencias íntimas. Otros, porque se han «acogido a sagrado»: pasan horas dentro del templo, pero no están dispuestos a «contaminarse», sumergiéndose en el mundo, y dejando que quienes no creen en Dios se coman su vida. Otros se han convencido de que Dios les pide reunirse durante horas y horas con quienes comparten su misma fe, olvidando que Jesús ordenó a sus discípulos: no saludéis a nadie por el camino, precisamente para que no entretuvieran estando juntos.

Pero el mundo sigue sediento de apóstoles.

(2601)