Libros del autor

2 enero, 2018 – Espiritualidad digital

Mira, y verás

Si el mundo conociera a Jesucristo, lo amaría sin remedio. No me refiero ahora al conocimiento que dan los libros. Yo escribo sobre el conocimiento que procura una mirada de amor, esa contemplación por la que miras y eres mirado a la vez, amas y eres, a la vez, amado. Así se conocen los enamorados cuando se miran a los ojos. Si el mundo mirase así a Jesús, lo amaría y se postraría a sus pies.

En medio de vosotros hay uno que no conocéis… La Navidad es contemplación. Y la contemplación requiere silencio y quietud. Pero los hombres entran y salen, rezan con prisa y leen sin entender, miran sin ver y oyen sin escuchar, como quien oye ruido. Así no hay lugar para el amor.

Ya es 2 de enero. ¿A qué esperas para sentarte en silencio ante el Belén de tu hogar, o el de tu parroquia, y mirarlo con ternura? Quizá, al principio, te cueste trabajo, porque vendrán a tu cabeza mil preocupaciones. Pero no prestes atención a tu cabeza; pon la atención en los ojos, y deja que el Niño Dios te enamore. Cuando quieras darte cuenta, estarás sonriendo. Pruébalo, y comprobarás que tengo razón.

(0201)

“Evangelio