Evangelio 2018

31 diciembre, 2017 – Espiritualidad digital

Papá y mamá suman «hogar»

Es sólo una frase del Evangelio. Pero, tras ella, se esconde un universo lleno de calor, dolor, gozo y amor: El niño iba creciendo y robusteciéndose, lleno de sabiduría.

El Niño Dios creció en un hogar. Y «hogar», en español, viene de «hoguera», lo cual no supone, necesariamente, una caldera ultramoderna de condensación. El fuego del hogar lo encienden vínculos humanos preciosos que transfiguran incluso el nombre de quienes los crean. Si san José es «papá» y la Virgen María es «mamá», la humanidad de Cristo estuvo bien protegida a pesar de persecuciones, exilio y pobreza.

Papás y mamás: Vuestros hijos no necesitan tantas cosas; las cosas son frías. Vuestros hijos os necesitan a vosotros, y os necesitan juntos. Cuando cruzan la puerta de vuestra casa, sólo si pueden decir «papá» o «mamá» habrán entrado en un hogar. Tenéis que estar allí, y dedicar tiempo a vuestros pequeños, aunque eso conlleve trabajar menos y poseer menos cosas. No tengáis miedo a cambiar cosas por calor humano, y a rebajar el nivel de vida para aumentar el nivel de humanidad. Formad familias como la de Nazaret, para que el mundo se llene de «niños Jesús» que le devuelvan el calor perdido.

(SDAFAMB)

“Evangelio