Evangelio 2018

18 diciembre, 2017 – Espiritualidad digital

Un auténtico hombre. Un santo

Quienes creen que el hombre no es sino un animal sofisticado con conexión a Internet pretenden humanizar a los animales para justificar la animalización de sus vidas. Sin embargo, entre un animal y un hombre hay diferencias esenciales. Una de ellas consiste en que, mientras el animal no es dueño de sus movimientos, el hombre es capaz de controlar sus impulsos.

María, su madre, estaba desposada con José y, antes de vivir juntos, resultó que ella esperaba un hijo por obre del Espíritu Santo. José, su esposo, como era justo y no quería difamarla, decidió repudiarla en privado.

Esta escena pudo tener otro final, si, en lugar de José, el protagonista hubiera sido alguien incapaz de controlar sus impulsos. Si José se hubiera dejado llevar por el dolor, y hubiera hecho público el embarazo de María, ella habría muerto lapidada, y Jesús no habría nacido.

Pero José se recogió en oración, descargó ante Dios su desconcierto, y tomó una decisión serena, aunque dolorida. Dios, entonces, respondió a su oración con la visita del ángel, y todo quedó esclarecido.

Ante los impulsos repentinos, no te diré que cuentes hasta diez… Mejor reza, al menos, un rosario antes de tomar cualquier decisión.

(1812)

“Evangelio