Evangelio 2018

22 noviembre, 2017 – Espiritualidad digital

En el fondo, es romántico

Hay quien se asusta cuando, en el evangelio, lee frases como la que hoy dirige el rey contra sus adversarios: A esos enemigos míos, que no querían que llegase a reinar sobre ellos, traedlos acá y degolladlos en mi presencia.

A mí me parece una frase muy romántica, qué queréis que os diga. Porque, en esta vida, los enemigos de Cristo, empeñados en que el Señor no reine en el alma, son los pecados. Y también son enemigos del Señor el dolor y la muerte, fruto del pecado. Estos últimos, el dolor y la muerte, ya han sido abrazados por Cristo y convertidos en puerta de salvación. Pero, cuando Jesús vuelva, acabará definitivamente con pecado, dolor y muerte para instaurar su reino. Entonces gozaremos del Amor sin mezcla alguna de tiniebla. ¿No es romántico?

Si la frase la referimos a los hombres que no quieren que Cristo reine sobre ellos, la orden de degüello no significa que vaya Dios a laminarlos. Significa que esos hombres, al no querer que reine Cristo en ellos, se han separado de su Cabeza. Se degollaron ellos solos, al no querer obedecer.

Nosotros preferimos mantener nuestra Cabeza sobre los hombros. Nosotros queremos que Cristo reine.

(TOI33X)