Evangelio 2018

15 noviembre, 2017 – Espiritualidad digital

Los beneficios del examen de conciencia

diez leprososNo es anecdótico, ni casual, el que, de entre aquellos diez leprosos que fueron curados por el Señor, el único que se volvió alabando a Dios a grandes gritos y se postró a los pies de Jesús, rostro en tierra, dándole gracias, fuera un samaritano.

No es anecdótico, porque los samaritanos eran tenidos por malditos entre los judíos. Quizá por eso, aquel hombre se sintió indigno del favor recibido, mientras los otros nueve, que se tenían por hijos de Abraham, ni siquiera pensaron en dar gracias. ¡Cómo resuenan, tras su ingratitud, las palabras del Bautista: No os hagáis ilusiones, pensando: «Tenemos por padre a Abrahán», pues os digo que Dios es capaz de sacar hijos de Abrahán de estas piedras (Mt 3, 9)!

Nunca tengas miedo a conocer tu pecado, ni a examinar tu conciencia con sencillez. Tampoco está de más que, de cuando en cuando (quizá, los viernes), recuerdes, aunque sea someramente, la historia de tus infidelidades delante del sagrario, o del crucifijo. Ese piadoso ejercicio te ayudará a ser humilde, a conocer la misericordia de Dios contigo, y a no olvidar nunca lo agradecido que debes estar a Dios por tantos dones con los que te ha bendecido.

(TOI32X)