Evangelio 2018

11 noviembre, 2017 – Espiritualidad digital

Epitafios

«Pasó toda la vida trabajando». Se lo dicen al sacerdote, para que el sacerdote lo repita, y lo amplifique, en el funeral. Cuando el presbítero pregunta si recibió los sacramentos antes de morir, la respuesta viene a ser la misma: «No tuvo tiempo para la religión, porque pasó toda la vida trabajando» … Es cierto. Y ganó enormes cantidades de dinero, pero no tuvo tiempo de disfrutar de un solo céntimo, porque «pasó toda la vida trabajando».

Tú aún no has muerto. Tu funeral todavía no tiene fecha. Te queda tiempo. Por eso te repetiré las palabras del Señor: Ninguno puede servir a dos señores. No podéis servir a Dios y al dinero.

Servir se dice de manera distinta, según quién sea el señor. Sólo Dios libera; servirlo a Él es amarlo, y quedar libre de todas las ataduras terrenas. Todo lo que no es Dios esclaviza, ata al hombre, lo humilla y convierte su vida en sacrificio inútil.

Trabaja con paz; trabaja para Dios. Pero, ¿de verdad te gustaría que, al morir, tus deudos no tuvieran otra alabanza que hacer de ti, sino que pasaste la vida trabajando? ¿No preferirías que dijeran al sacerdote que amabas locamente a Dios?

(TOI31S)