Evangelio 2018

9 noviembre, 2017 – Espiritualidad digital

En la tienda nada es gratis

Entró Jesús en el templo, encontró a los vendedores de bueyes, ovejas y palomas, y a los cambistas sentados, y les dijo: Quitad esto de aquí; no convirtáis en un mercado la casa de mi Padre.

Quitad esto de aquí… Dime, ¿qué es, para ti, esto? Tu alma es templo de Dios. ¿Qué la está convirtiendo en un mercado?

Sabes lo que es un mercado, ¿verdad? Ese lugar donde nada es gratis, y, lo que parece gratis, también cuesta dinero. «Si compra dos botellas, le regalamos la tercera». ¿Habrá algún incauto que piense que al dueño de la bodega le ha entrado un hervor filantrópico, y ha decidido que quienes le compren dos botellas son personas tan maravillosas que merecen que él pierda por ellos el importe de la tercera? Nadie lo piensa. Sabemos cómo funciona. Lo gratis, en el mercado, también se paga. Porque el que vende busca un beneficio. Y, además, está en su derecho.

Dios no vende. Dios regala. No busca su beneficio, sino el nuestro. Aunque decidas no colaborar económicamente con tu parroquia, seguirás recibiendo la comunión y la absolución. La casa de Dios no es un mercado.

¿Y tu alma? ¿A qué se parece más?

(0911)