Evangelio 2018

28 octubre, 2017 – Espiritualidad digital

En tres palabras…

Tres grandes acontecimientos jalonan la vida de un apóstol:

– La llamada: Cuando se hizo de día, llamó a sus discípulos, escogió de entre ellos a doce. Simón y Judas, entonces, se supieron invitados por el propio Cristo a una mayor intimidad con Él. Es lo mismo que te sucedió a ti en aquellos ejercicios espirituales, o en aquel encuentro de oración, o… Tú sabes.

– El envío: A los que también nombró apóstoles. Jesús les muestra el gran campo del mundo, y los envía a recoger lo que ellos no sembraron. Sucedió después de tres años de intimidad con el Señor, cuando, antes de ascender al Cielo, les mandó recorrer la tierra anunciando el Evangelio. Lo mismo te ocurrió a ti cuando comenzaste a sentir en tu alma ese fuego del celo apostólico. De repente, las almas te dolían, y hubieras querido entregar la vida por salvar una sola.

– La fidelidad: Simón y Judas, hombres limitados y pecadores como tú y como yo, animados por ese celo y ayudados por la divina gracia, entregaron sus vidas hasta el final y cumplieron su misión… ¿Como tú y como yo? A ellos, y a la Reina de los apóstoles, pediremos que así sea.

(2810)