Evangelio 2018

24 octubre, 2017 – Espiritualidad digital

¿Cómo quieres escuchar, con tanto ruido?

No te quejes, diciendo que Dios te ha abandonado, o que no te escucha. Él ha llamado a tu puerta muchas veces, y has sido tú quien no ha prestado atención.

No eres quién para obligarle a Dios a gritar. Su llamada es suave y silenciosa. Pero tú tienes la aspiradora funcionando, la lavadora centrifugando, la televisión a todo volumen, y, por si fuera poco, no paras de cantar a gritos… ¿Cómo quieres escucharlo?

Vosotros estad como los hombres que aguardan a que su señor vuelva de la boda, para abrirle apenas venga y llame. No pareces alguien que esté esperando a Alguien. Más bien, pareces uno que está muy ocupado en vivir a todo tren. ¿Cómo vas a escuchar a Dios así? ¿Y aún te quejarás de que no te escucha Él?

Anda, apaga todos esos artilugios, deja de gritar, guarda silencio, afina el oído… Y lo escucharás llamar mil veces a tu puerta: en el sol que sale, en el vecino que te saluda, en el fracaso inesperado, en la enfermedad que te impide moverte, en el buen amigo, en tu familia, en el ser querido que ha marchado al cielo… ¿Ves, ahora, cuántas visitas recibes de Dios?

(TOI29M)