Evangelio 2018

22 octubre, 2017 – Espiritualidad digital

Desconfía de quien te halaga

Cuando una persona muestra el camino del cielo, muchos, que no están dispuestos a abandonar sus comodidades terrenas para emprender tan «fatigoso» viaje, se empeñarán en desacreditarlo. ¡Hay que hacerlo bajar! ¡Hay que lanzar redes que lo arrastren a la tierra, que lo traigan a nuestro campo, y allí lo destrozaremos!

Maestro, sabemos que eres sincero y que enseñas el camino de Dios conforme a la verdad.

Gritar que Jesús tenía un demonio no había funcionado. Apestaba a envidia. Era mejor lanzar la red de la zalamería y el halago. Cuando alguien te halaga, ciñe a tu frente una corona que siempre es prestada. Si pierdes el favor de tu adulador, cambiará esa corona de gloria por otra de espinas.

¿Es lícito pagar impuesto al César o no? La segunda red: mezclemos en banderías terrenas a quien habla del Cielo.

Hipócritas, ¿por qué me tentáis?

El pájaro rompió la red, y huyó. No dirá si se debe o no pagar tributo al César; tan sólo dirá que le pertenecemos a Dios. Lo del César, resolvedlo vosotros.

Ten cuidado con quien te halaga: no vayas a entregarle a los hombres la moneda de tu alma, que lleva la imagen de Dios.

(TOA29)