Evangelio 2018

19 octubre, 2017 – Espiritualidad digital

Pecados que rezan

¿Rezan los pecados? Diréis que es una pregunta estúpida, que los pecados ofenden a Dios, y eso no es oración. Sin embargo, los pecados, en ocasiones, rezan. Y, aunque no sea verdadera su oración, conserva la apariencia, y así muchos se engañan con ella.

¡Ay de vosotros, que edificáis mausoleos a los profetas, a quienes mataron vuestros padres! El hijo del asesino no debe edificar mausoleos al muerto, sino hacer penitencia por los pecados de su padre. Una oración que no ha pasado por la compunción es un pecado que reza. Y los pecados no deben rezar, deben morir.

Si yo difamo a mi hermano, y después acudo a orar a la iglesia sin haberme arrepentido, mi oración es un pecado que reza. Si me niego a darle a Dios lo que me pide, pero luego rezo pidiendo a Dios que haga lo que le pido yo, mi oración es un pecado que reza. Si me niego a confesar mis pecados ante el sacerdote, pero, a cambio, le digo a Dios interiormente que «ya quiero ser bueno», mi oración es un pecado que reza…

Los pecados no deberían rezar. Debería morir, para que así ore el Espíritu dentro del alma.

(TOI28J)