Evangelio 2018

13 octubre, 2017 – Espiritualidad digital

Frikis

Según mi hermana, la Iglesia se nos está llenando de «frikis». Se refiere a personas obsesionadas con los demonios. Si les duele la cabeza, llaman al exorcista, porque no tienen virus, sino demonio. Si se les avería el automóvil, no es el carburador, sino espíritus malignos… Agotador. Si Woody Allen los descubriera, se percataría de que el exorcista es más cinematográfico que el psicoanalista: – «Mi exorcista es más serio que el de Marilou, que terminó casándose con ella. El mío es feo, como tienen que ser los exorcistas, y habla en latín, como está mandado».

El pecado de Eva consistió en prestarle al demonio más atención de la cuenta. Los ojos deben clavarse en la luz.

Además, ver demonios tras todos los males es soberbia. Con muchas personas, el demonio se sienta y aplaude. Concupiscencia, debilidad y estupidez le dan el trabajo hecho.

Son las casas barridas y arregladas, los santos, quienes hacen sudar al demonio. Con ellos se emplea a fondo, aunque poco puede. Y, para disgusto de «frikis», el santo habla mucho de Dios, pero poco del diablo. Si le pides un exorcismo para la jaqueca, igual te invita a aprovechar tu tarjeta de la Seguridad Social.

(TOI27V)