Evangelio 2018

10 octubre, 2017 – Espiritualidad digital

Lo que nadie te puede quitar

Quisiéramos hacerlo todo bien. Yo quisiera celebrar con pulcritud la Santa Misa, atender bien a mis feligreses, recibir con cariño a quienes viene a confesar sus pecados, esmerarme por impartir una buena catequesis a los niños… Tú, como padre o como madre, quisieras acertar al educar a tus hijos, hacer bien tu trabajo, ser amable con tus amigos y cariñoso con tu familia…

¿Y qué? ¿Lo consigues siempre? ¿Qué sucede cuando no lo logras? ¿Te vienes abajo?

Ante los desvelos de Marta por lograr que todo salga bien, Jesús le dice: María, pues, ha escogido la parte mejor, y no le será quitada.

A Marta le pueden quitar lo suyo. Se le puede quemar el cordero o derramar el vino sobre el mantel, y todo se habrá malogrado. ¿Qué harás entonces, Marta? ¿Culparás también a María?

Sin embargo, a María, cuyo tesoro es el Amor de Dios, ni siquiera sus pecados le pueden quitar su parte mejor. Porque esa parte mejor no depende de ella, sino de Dios, y Dios no dejará de amarla nunca.

Procura hacer las cosas bien, por amor a Dios. Pero cuida que tu tesoro no sea tu amor a Dios, sino el Amor de Dios.

(TOI17M)

“Evangelio