Evangelio 2018

7 octubre, 2017 – Espiritualidad digital

Bendita repetición de palabras

rosarioHay quien dice que el santo rosario no es sino una repetición de palabras. Benditas palabras, y bendita repetición. Yo me paso la vida repitiendo palabras a los hombres, diciéndoles siempre lo mismo, sin que apenas nadie haga caso. Sin embargo, cada palabra que digo a Dios alcanza el corazón amoroso de la Trinidad y vuelve a mí destilada en gracia divina. También, también a Dios tengo que repetirle muchas veces las mismas palabras. Él lo quiere así, y por eso nos pide tantas veces que insistamos en la oración.

He aquí la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra. Tras estas palabras de María, el Verbo divino se hizo carne. También las palabras del sacerdote, durante la misa, hacen descender a Jesús desde el cielo para hacerse presente en el altar.

Cierto; el santo rosario es una repetición de palabras. Pero cuidadlas mucho. No hay palabras mejor dichas, ni mejor repetidas. Mientras pasáis las cuentas, no os conforméis con una recitación mental; abrid los labios, pronunciad y saboread esas palabras, aunque sea en voz baja. Os sabrán dulces, y harán que vuestro amor por Cristo y su santísima Madre se encienda más y más en cada avemaría.

(0710)

“Evangelio