Evangelio 2018

2 octubre, 2017 – Espiritualidad digital

Mejor que todas las webcams

¿Qué madre, si pudiera, no pondría un ángel al lado de cada uno de sus niños para que los cuidase? Como no pueden, las pobres les ponen una webcam en el dormitorio, y desde el trabajo miran por el teléfono móvil a ver si el niño se despierta, si se quiere comer los barrotes de la cuna, o si le da por reírse de la baby sitter, que ahora todo es en english. Pero la webcam no puede proteger al niño; tan sólo puede avisarte para que llames al 112.

Cuidado con despreciar a uno de estos pequeños, porque os digo que sus ángeles están viendo siempre en los cielos el rostro de mi Padre celestial. Cuando el Señor dice estos pequeños, todos vamos incluidos. Para Él, todos somos pequeños. Y, porque Él sí puede, en lugar de hacernos nacer con webcam en la paletilla, ha preferido poner un ángel a nuestro lado para que nos proteja y nos guarde.

Claro que, si queremos que el ángel pueda realizar su labor en paz, debemos seguir siendo siempre niños. Porque el mayor quiere cuidarse a sí mismo, y por su cuenta se compra la webcam que custodie su imagen en Facebook.

(0210)