Evangelio 2018

29 septiembre, 2017 – Espiritualidad digital

Un tiempo especial

Os comentaré una costumbre que he adquirido desde hace años, con la esperanza de que a alguno de vosotros pueda hacerle bien lo que me hace bien a mí.

Desde el día de hoy, fiesta de los santos arcángeles Miguel, Gabriel y Rafael, y hasta el 5 de octubre, cuando celebramos las témporas de acción de gracias, procuro dedicar especial atención a los ángeles. Tengo a mi favor que, dentro de tres días, la Iglesia celebra a los ángeles custodios. Durante esta semana, trato a los ángeles en mi oración, los invoco frecuentemente durante la misa, me acompañan en el rezo del rosario, y procuro hablar con ellos a lo largo de todo el día.

Veréis el cielo abierto… Es, para mí, una semana muy alegre. Pienso que, para los patriarcas y profetas del Antiguo Testamento, la visión de los ángeles era algo extraordinario y sobrecogedor, mientras que, para mí, que soy hijo de Dios, los ángeles son como unos niños muy limpios y muy simpáticos que me acompañan día y noche. Porque los hijos de Dios no temblamos cuando Dios abre las puertas de los cielos. Vivimos con el cielo abierto. Es nuestra casa. Y los ángeles, nuestros hermanos.

(2909)