Evangelio 2018

8 septiembre, 2017 – Espiritualidad digital

La Aurora

Algunos celebran en junio, y otros en octubre, a una santa Aurora, virgen y mártir, de quien nada se sabe. No es extraño, porque el número de los mártires surgidos durante el Imperio Romano es inmenso, y de muchos de ellos sólo conocemos el nombre y la veneración que se les tributó.

Pero, si dependiera de mí, yo diría a las Auroras que celebrasen hoy su santo. Porque, si el verdadero sol de justicia es Cristo, la aurora verdadera es María.

¿Acaso no es la aurora ese momento en que, antes de salir el sol, ya despunta la luz y clarea el cielo?

Después del pecado de nuestros primeros padres, las tinieblas de la noche cubrieron la tierra durante miles y miles de años. Dios dispuso romper esas tinieblas con el Sol, que sería su hijo Jesucristo, luz del mundo. Pero, antes de que el sol amaneciera, surgió la primera luz como anuncio de la salvación. Esa luz era María, de la cual nació Jesús, llamado Cristo.

 En María brilla Jesús, porque su luz es fruto adelantado de la Redención. Y nuestros ojos, al mirarla a Ella, se alegran con el brillo que también llenará nuestras almas. ¡Feliz cumpleaños, María!

(0809)